Golosinas durante el entrenamiento? Ventajas y desventajas

13.10.2018

Las golosinas para el adiestramiento de perros pueden ser muy útiles. Pero si el perro sólo hace algo cuando tienes una recompensa en la mano, está lejos de ser un perro bien entrenado. Hoy te diremos cómo usar las golosinas en el entrenamiento y a qué debes prestar atención.

Todos conocemos a estos perros que son tan aficionados a las golosinas que pueden ser muy agresivos o simplemente darte atención cuando sostienes algo sabroso en la mano. Para evitar que tu perro sólo te escuche cuando le espera una recompensa, hemos recopilado algunos consejos para el adiestramiento de perros en el siguiente artículo. 

¿Qué motiva a tu perro?

A pesar de que las golosinas están muy extendidas en el entrenamiento y la mayoría de las veces suenan como la forma más fácil de recompensar a tu perro, quizás haya otros tipos de recompensas que tu perro encontrará mucho mejor. 

El buen y exitoso entrenamiento de perros se basa en el hecho de que el perro se divierta con la actividad y la realice con entusiasmo. Sólo con un perro motivado se puede lograr el éxito deseado. Además no todos los perros automáticamente sólo buscan golosinas. Dependiendo de la raza y el carácter de tu perro, hay formas de recompensarlo de forma mucho más eficaz, con algo que le guste y que le motive a dar lo mejor de sí mismo. 

Alternativas a las golosinas para perros

En primer lugar, debes averiguar qué es lo que más le gusta a tu perro. Los perros muy activos pueden ser inspirados, por ejemplo, con un pequeño juego o un poco de potreo común. A otros perros les gusta cuando son acariciados o cuando reciben elogios verbales. De este modo, no tendrás que añadir golosinas cada vez que tu perro haga algo bueno. Muchos perros encuentran mucho más motivador hacer felices y orgullosos a sus dueños o ser recompensados con atención. Por eso deberías averiguar qué es lo que más le gusta a tu perro. Haz una lista de ello y cuán importantes son los puntos individuales para tu perro. Puedes usar eso más tarde en el entrenamiento.

Los perros siempre están ansiosos por hacer la vida tan buena y armoniosa como sea posible para ellos mismos. Por lo tanto, sus decisiones se basan siempre en la pregunta: "¿Qué ventaja obtengo de esto?" Esto puede ser comida, por supuesto, pero para criaturas tan sociables como nuestros amigos de cuatro patas, la interacción con sus humanos también es extremadamente importante.

¿Es una golosina realmente tan emocionante?

Es precisamente esta cuestión de la ventaja para el perro lo que a veces dificulta el entrenamiento. Las golosinas a menudo no son un argumento convincente para escucharte cuando otros estímulos están esperando al perro. Estos pueden ser otros perros, animales salvajes u otros estímulos. Si entonces tienes un perro que sólo está a tu lado por la comida, incluso con entrenamiento continuo, perderás, y el perro no te prestará atención. Porque la otra atracción es más fuerte en este momento y parece más valiosa para el perro.

¿Cuándo tiene sentido trabajar con golosinas?

A menudo al principio, si tienes un cachorro o un perro nuevo, la relación con el amigo de cuatro patas es más fácil de construir si tienes golosinas a mano. Instintivamente, el perro se siente motivado por los pequeños bocados para involucrarse con la nueva persona. Así que si empiezas con golosinas al principio no es nada malo. Sin embargo, también debes jugar con tu perro sin el uso de golosinas, para que os podáis conocer mejor y construir una base de confianza. 

Las golosinas también están bien si se alternan con otros tipos de recompensas, como un juego o unos abrazos cortos. A los perros les encantan las sorpresas y están ansiosos por involucrarse cuando ocurre algo emocionante o cuando hay premios ricos. Especialmente si quieres enseñarle algo nuevo a tu perro, puedes recompensarlo con golosinas al principio. 

En algunos juegos, como los de búsqueda o de recuperación, a veces no es posible prescindir de las golosinas. Recuperar un objeto es sólo la mitad de divertido si después no hay una presa en forma de comida. Al menos así es para muchos perros. Si tienes a un perro al que le gusta cazar y traer, en principio esto ya es gratificante para él, entonces no tienes que premiarlo con comida de forma continua.

¿Cuándo debes dejar de darle golosinas a tu perro?

Cuando veas que tu perro te está mirando constantemente a la mano o incluso te la empuja porque quiere algo de comer, deberías pensar en cómo recuperar la atención de tu perro. Incluso si tu perro muestra alguna forma de agresión hacia la comida al arrancarte los premios de tu mano, es hora de hacer algo.

Hay perros que son mimados y reciben premios tan sólo porque tienen una mirada tierna o porque están presentes. Los perros se dan cuenta muy rápido con qué trucos consiguen de sus dueños lo que quieren. Algunos de estos pequeños rituales entre el humano y el perro son importantes para la relación, otros pueden convertirse en comportamientos realmente serios. 

Ciertas conductas que inicialmente adiestraste con premios para que las relacione con las golosinas, pueden ser recompensadas de manera diferente una vez que el comando esté interiorizado. De este modo, ya no será necesario premiar con comida cada vez que el perro ejecutado la orden correctamente. También puedes elegir otros tipos de recompensas, como un juego o un elogio verbal. 

Para que el adiestramiento de perros sea un éxito debes prestar atención a lo siguiente

En general se puede decir que los perros se divierten prácticamente con todo, lo que corresponde a su naturaleza y también causa verdadero entusiasmo a sus dueños. Si tu mismo estás desganado y desmotivado en el entrenamiento o manejo del perro, el perro no estará completamente involucrado y por lo tanto no dará lo mejor de sí mismo. El buen adiestramiento de un perro siempre comienza con el hecho de que uno mismo tiene ganas de hacerlo. Tu perro notará cuando no participas con entusiasmo y preferirá acabar con todo esto lo más rápido posible, porque tu estás falto de tiempo o prefieres hacer otra cosa. 

Independientemente de la actividad que realices con tu perro, ya sea entrenamiento canino, deporte canino o simplemente la convivencia diaria, lo primero y más importante es que exista una buena relación entre el hombre y el perro. Porque si tu perro confía en ti y te quiere, estará encantado de concederte todos los deseos. Incluso cuando no hay golosinas involucradas. 

Para mantener al perro motivado a largo plazo, debes hacer que las recompensas sean variadas. Puedes elegir libremente de la lista de cosas que a tu perro le gusta hacer. De este modo, tu perro nunca sabrá qué esperar y se sorprenderá. Nada es más aburrido para los perros que saber de antemano qué tipo de recompensa les espera. Entonces el perro también puede decidir si vale la pena. Los perros que son recompensados con sorpresas suelen estar mucho más motivados. 

Incluso si inicias un nuevo ejercicio con golosinas, debe seguir siendo emocionante para tu perro. Esto se puede conseguir, por ejemplo, utilizando diferentes variedades, algunas de las cuales son particularmente buenas para tu perro. También la instalación de los llamados jackpots, con los que tu perro obtiene más de uno, demostró ser significativa. El premio mayor se otorga cuando el perro ha ejecutado el comando de manera particularmente rápida o eficaz. Después del jackpot puedes terminar la sesión de entrenamiento. Así que el perro tiene un verdadero sentido de logro y estará muy motivado la próxima vez que quieras entrenar con él.

Introducir comentario