La convivencia entre el niño y el perro - Cómo integrar un perro en la vida cotidiana de la familia

09.05.2020

"El perro es el mejor amigo del hombre" - esta frase se aplica no sólo a los adultos, sino también a los niños al cien por cien. Se ha demostrado que los niños que crecen con perros en un hogar sufren menos alergias y enfermedades respiratorias y aprenden antes a asumir responsabilidades y a ponerse en el lugar de los demás. 

Con un amable amigo de cuatro patas tu hijo puede construir una amistad muy valiosa y sobre todo instructiva, siempre y cuando integres al nuevo perro desde el principio en tu vida diaria.

Por qué es tan importante en los perros adultos conocer su pasado

Para un perro es importante que haya una jerarquía clara y reglas claras. Cada perro, independientemente de su raza, necesita una mano que le enseñe a tratar a los niños con amor y constancia. 

Si quieres adquirir un perro adulto, es importante que conozcas más sobre su historia. Cuanto más sepas sobre la historia de tu amigo de cuatro patas, mejor podrás responder a él y a sus necesidades y evitar situaciones peligrosas.

Las questiones más importantes para una buena comunicación entre el perro y el niño son: 

  • ¿El perro ha tenido contacto con niños antes? 
  • ¿Cuánto contacto hubo? 
  • ¿Ha habido experiencias negativas con el trato con niños?

Tú, como líder de la manada, eres responsable de que la convivencia entre el niño y el perro transcurra sin incidentes. Para ello debes estar dispuesto a poner limites claros para ambas partes y ser constante. 

Un perro entra en casa – esto debe tener en cuenta tu hijo/a

Cuando un perro nuevo entra en casa, tu hijo/a debe tener en cuenta una serie de reglas. Desde un principio debe tener claro que el perro no es un juguete. El perro no tiene que estar siempre disponible para jugar cuando a los niños les apetezca. Cuando el perro está durmiendo o comiendo deben aceptarlo y dejarlo tranquilo. 

Los niños también deben aprender que los perros tienen sentimientos y que no se les debe irritar ni pegar. Cualquier perro por muy tranquilo que sea, puede enfadarse si se le tira continuamente de las orejas o del pelo.

Todas las reglas que pongas no solo deben ser respetadas por los niños sino por todos los miembros de la familia, de forma constante. Por ejemplo, si le prohíbes al perro que entre en la habitación de los niños o que mastique los juguetes de ellos, entonces tus hijos tampoco deben permitírselo. Sino, puede pasar que tu perro se sienta abrumado con la nueva situación y puede que tome la iniciativa de probar los limites por su cuenta.

Antes de adquirir un perro, debes explicarle a los niños que los perros no pueden comer todo lo que comen los humanos. La ingesta de algunos alimentos que nosotros consumimos a diario pueden ser incluso mortales para el animal. Por lo tanto, un perro solo se debería suministrar alimentos especiales para perros.

Antes de adquirir un perro. Superar posibles miedos 

Si tu hijo/a tiene por algún motivo miedo a los perros, es importante que comiences a trabajar ese miedo antes de que llegue el animal a casa. Dependiendo del grado del miedo es recomendable trabajarlo con un terapeuta o enseñarle tú mismo unas reglas de comportamiento. Por ejemplo, tu hijo/a no debe salir nunca corriendo delante del perro. El perro lo interpretará como una invitación a jugar y perseguirá a tu hijo/a, lo que puede aumentar el miedo. Igualmente es muy peligroso gritarle al perro sin motivo, porque el aumento de tono lo puede interpretar como una amenaza. 

Muchos niños tienen miedo ante perros grandes, porque piensan que al contrario que los pequeños son más agresivos. En este caso es importante eliminar ese prejuicio y explicarle que el comportamiento del perro no depende de su tamaño o raza. Hay muchos perros pequeños que hacen el intento de morder y también perros de razas peligrosas o grandes que se podrían llamar “gigantes amorosos“. El comportamiento del perro depende de su experiencia, su educación y el trato, nada más. 

Integración del perro nuevo en la rutina familiar 

Como ya sabrás es muy importante antes de adquirir un perro adulto conocer su pasado. La situación es diferente con los cachorros. Si el perro es todavía un cachorro, probablemente no haya tenido mucha experiencia en el trato con la gente, especialmente con niños y bebés. En este caso es una "página en blanco" y aprenderá rápidamente. 

Con un perro adulto, por otro lado, deberías tener más cuidado. A un perro que ha crecido en un hogar con niños le resultará más fácil integrarse en un hogar con niños. Si el perro ha tenido malas experiencias con los niños porque ha sido molestado, golpeado o algo similar por ellos, tienes un largo camino por recorrer. 

Preparar al nuevo perro para el primer encuentro con los niños

Especialmente si tienes un bebé, es importante preparar al nuevo perro para el primer encuentro. A continuación damos 4 valiosos consejos para hacer el primer encuentro lo más agradable posible. Cuanto más suave sea, más fácil será para el perro integrarse en tu familia. 

  1. Antes de que tu perro conozca a tu niño pequeño o a tu bebé, sería útil dejar que el perro huela la ropa del bebé. De esta manera tu amigo de cuatro patas se acostumbrará al olor y lo percibirá mejor después. 
  2. En la primera reunión es igualmente importante que tu hijo esté lo más tranquilo posible y que no llore o grite. De lo contrario, el perro podría asustarse. Cuanto más positivas sean las experiencias que el niño y el perro tengan el uno con el otro, más agradable y cordial será su amistad futura. 
  3. También es importante sugerir al perro desde el principio que la habitación del niño/a está absolutamente prohibida. El perro recién llegado no debería nunca estar en la misma habitación que el bebé o niño pequeño, sin supervisión. Del mismo modo, el juguete, por muy colorido y ruidoso que sea, es tabú para el perro. 
  4. Si el perro hace como pequeños mordiscos mientras juega, debes actuar inmediatamente. Una orden alta y consistente pondrá al perro en su lugar, para que comprenda inmediatamente que ha hecho algo malo. El perro no entenderá un castigo si no es inmediato y se sentirá herido porque no entenderá el castigo. Por lo tanto, es importante actuar inmediatamente si el perro hace algo mal.

Balance final

Es importante integrar al perro en tu vida diaria desde el principio y enseñar a los niños y al perro a estar juntos. Tan pronto como esta primera fase de conocerse haya transcurrido y todos se hayan acostumbrado, la convivencia con un perro será muy enriquecedora para todos los involucrados. 

Introducir comentario