Siempre seguro en la carretera – Así mantienes a tu perro seguro en el coche

09.10.2018

Montar un perro en un coche es una de las cosas más importantes que nosotros como amantes de los cuatro patas debemos saber hacer bien. ¿Qué hay que tener en cuenta cuando montas a tu perro en el coche? ¿Y cómo lo aseguras mientras conduces para que no le pase nada ? Te lo contamos hoy en nuestro blog. 

De acuerdo con las normas de circulación, los animales se consideran como carga y, por lo tanto, deben estar adecuadamente asegurados durante el viaje. Si la Guardia Civil te pilla con el perro saltando en el asiento del copiloto o en la parte trasera del vehículo, la multa puede ser muy costosa. Y eso está bien, porque en una frenada a 30 km/h no sólo pones en peligro a tu perro sino también a otros pasajeros del vehículo. 

Ya sea un trayecto corto para ir a pasear en el campo, para la visita al veterinario o el viaje de toda la familia en vacaciones, no hay medio de transporte más agradable para nuestros mascotas ni más cómodo para nosotros. Pero no importa si se trata de un viaje largo o corto, tu perro siempre debe ser transportado con seguridad en el coche. Esto incluye no sólo los accesorios adecuados, sino también una buena educación

Así acostumbras a tu perro a viajar en coche 

Para muchos perros ir en coche es pura diversión y les gusta montarse en él, esperando un destino particularmente bueno. Sin embargo, algunos perros tienen dificultades con los ruidos y movimientos desconocidos y deben acostumbrarse a ellos antes del primer viaje. La mejor manera de hacerlo es poco a poco. 

Explicaremos las diferentes formas de asegurar a tu perro durante el viaje, pero no importa cuál elijas, dale tiempo suficiente para que se acostumbre a ello. Por ejemplo, puedes poner primero un trasportín en la sala de estar, prepararlo cómodamente con mantas y dejar que tu perro duerma allí durante unos días. De esta manera se familiariza con el trasportín y pronto se siente seguro en el. 

Los primeros trayectos deben ser cortos y agradables para tu perro. Lo mejor es elegir un destino en el que tu perro pueda divertirse de verdad, por ejemplo, una pradera, un bosque o un lago. Combina el viaje en coche con una experiencia positiva y estará encantado de volver la próxima vez. Puedes aumentar lentamente la duración de los trayectos cuando notes que a tu perro ya no le molestan los desplazamiento en coche. 

Si quieres atar a tu perro con un cinturón de seguridad, acostúmbralo al arnés con tiempo. Estos sistemas nunca deben fijarse al collar, ya que una colisión o un frenado brusco podrían causar la rotura del cuello del perro. Por eso se aconseja utilizar un arnés, incluso si sólo está acostumbrado a lleva un collar. 

Si acabas de acostumbrar a tu perro al cinturón de seguridad, es mejor que te sientes en el asiento trasero con él las primeras veces. De esta manera puedes estar seguro de que no se enrede y que todo esté correctamente antes de salir. Asegúrate de que el arnés no le provoque cortes ni roces, pero que tampoco esté demasiado suelto. Lo mejor es que le enseñes a tu perro a tumbarse mientras va atado con el cinturón de seguridad y evitar que camine de un lado a otro sobre los asientos. 

¿Cuál es el lugar más seguro para tu perro?

A veces se ven otros conductores que dejan que su perro viaje en el asiento del pasajero delantero o incluso en el estante trasero. Por muy mono que parezca, es peligroso para el perro, el conductor y todos los demás pasajeros, e incluso para los demás usuarios de la carretera. En un accidente, el perro se convierte rápidamente en un proyectil que vuela incontrolablemente a través del vehículo. Para evitarlo, es importante que encuentres un lugar seguro y una seguridad adecuada para tu perro. 

¿Qué sistema de seguridad es el mejor para tu perro?

Es importante que prestes atención a la calidad, porque no debes ahorrar dinero cuando se trata de seguridad. Dependiendo del tamaño de tu perro y tu coche hay diferentes posibilidades. 

Separador para el maletero

Para los perros grandes y cuando tienes un maletero abierto, un separador la mejor opción. Se encuentran en forma de redes como la versión más económica y se extiende entre el maletero y el asiento trasero. Sin embargo, no es aconsejable utilizarlos, ya que el perro puede enredarse fácilmente en ellos y no ofrecen ninguna protección en caso de accidente. 

Mejor son las rejillas metálicas resistentes, que están disponibles para casi todos los modelos de coches y que se instalan de forma permanente. Con ellos el perro está asegurado aun cuando intente saltar por encima del asiento trasero. Sin embargo, no se puede descartar que el perro pueda lesionarse en un accidente porque atraviesa incontrolablemente el maletero. 

Viajar en el trasportín

El trasportín es la opción más segura para viajar con tu perro. Puedes instalarlo fijamente y evitar que tu perro deslice en la parte trasera del coche y se lastime. Incluso si otro coche os golpea, tu perro está mejor protegido en la caja de transporte fija. Además, el perro está resguardado cuando los médicos y enfermeros de la ambulancia tienen que ayudar al conductor o a los pasajeros. Algunos perros tienden a defender a sus dueños necesitados contra los servicios de rescate. 

Foto: Chelsea Nesvig,modificado; 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Si no tienes un trasportín instalado permanentemente, debes fijarlo correctamente para que no pueda deslizarse hacia adelante y hacia atrás. Los perros pequeños pueden transportarse fácilmente en la caja, en el espacio reposapiés del asiento trasero; en el caso de los perros grandes, se recomienda colocar la caja en el maletero en posición perpendicular con respecto a la dirección de marcha. 

Antes de comprar una caja de transporte, ten en cuenta que generalmente es grande y ocupa mucho espacio. Si la instalas de forma permanente en el maletero, este espacio también estará siempre ocupado, incluso si el perro no va contigo. Así que necesitas un coche lo suficientemente grande. 

Silla para coche para perros

Una silla para coche es lo más adecuada para perros pequeños y se ata en el asiento trasero del coche. El perro se sienta en ella y también está atado al arnés con un cinturón de seguridad para que no pueda saltar o ser arrojado del mismo en caso de accidente. También es importante que el perro se acostumbre a estar en la silla de antemano, para que viaje tranquilo. 

Cinturón de seguridad para perros

Como ya se ha descrito anteriormente, también es posible fijar el perro en el habitáculo. Todo lo que necesitas es un arnés y un cinturón especial para perros. Para proteger el asiento, también puedes colocar una funda protectora especial sobre el asiento. Es importante no abrochar el cinturón de seguridad al collar del perro, ya que podría estrangularse o romperse el cuello en un accidente. 

Este dispositivo de seguridad es más adecuado para perros pequeños, ya que en caso de colisión o accidente se ejercen fuertes fuerzas que incluso podrían romper el arnés. La longitud del cinturón debe ser corta para que el perro no pueda moverse demasiado dentro del coche. Es más, cuanto más largo sea el cinturón, mayor será la fuerza ejercida sobre el perro y el arnés en caso de accidente. 

Al elegir un cinturón de seguridad, asegúrate de que la calidad sea buena y de que el sistema pueda fijarse a la hebilla del cinturón de seguridad o a un Isofix. 

¿Qué más debes tener en cuenta?

Antes del primer viaje hay algunas cosas que debes tener en cuenta: 

  1. No dejes que tu perro viaje con el estómago lleno. De lo contrario, los movimientos de balanceo pueden marearlo rápidamente y puede provocar que vomite. También existe la posibilidad de que combine esto como una experiencia negativa y no quiera volver a montarse en el coche fácilmente.
  2. Deja que tu perro se relaje y desahogue un poco. Idealmente, queremos que nuestro perro simplemente se quede dormido durante el viaje. Cuando esté emocionado y lleno de energía, no podrá calmarse tan rápidamente. Los perros nerviosos también distraen al conductor y pueden provocar accidentes. 
  3. Asegúrate de que tu perro no esté expuesto a las corrientes de aire. Esto puede llevar a la inflamación de las membranas mucosas y los oídos. Además, no deberías dejar abiertos el agua o el comedero mientras conduces, sino más bien guardarlos en un lugar seguro y hacer descansos con frecuencia. 
  4. Si tienes un viaje más largo por delante, planifica suficientes descansos para dar un paseo, beber y jugar. Recomendamos hacer un descanso cada dos horas, estirar las piernas y dar de beber al perro. Un par de golosinas no estarían demás. 
  5. Nunca dejes a tu perro sólo en el coche y menos en primavera y verano.El coche puede convertirse rápidamente en un horno y cada año mueren muchos perros por el sobrecalentamiento en el coche. Aunque sólo quieras comprar algo rápidamente, no dejes a tu perro solo ni un minuto. Llévalo a casa primero o deja que alguien espere a la sombra con el perro. 

Hazte un favor a ti mismo y a tu mascota y presta atención a la calidad de los materiales a la hora de elegir el sistema de seguridad. Por encima de todo, se trata de la vida de tu querido perro y de los pasajeros del coche. Esperamos haberte ayudado con nuestros consejos y te deseamos un viaje seguro en todo momento. 

Introducir comentario